4 Formas De Aumentar Las Sustancias Químicas De La Felicidad

Joven feliz

¿Sabías que puedes controlar tu felicidad? Ser infeliz parece ser la nueva normalidad. Tantas personas tienen la cara atrapada en sus celulares que han perdido la capacidad de disfrutar de sus vidas. No dejes que esto te suceda a ti.

«¿Entonces qué hago?» te preguntas. Utiliza las sustancias químicas, las hormonas y los neurotransmisores de tu cerebro que te ayudarán en este cometido.

Son sustancias naturales que trabajan juntas para ayudarnos con ciertos procesos corporales. Pero tienen otra función más: regulan nuestros estados de ánimo. Cuando comprendas mejor cómo funcionan estos productos químicos, aprenderás a regularlos y ajustarlos de forma natural.

En esta publicación, compartiré contigo cuatro formas de aumentar estas sustancias químicas felices en tu cerebro.

Empecemos.

¿Qué son los Químicos Felices? (Happy Chemicals)

Joven que se siente bien, está feliz

Nuestro cerebro estimula ciertas glándulas para que liberen docenas de sustancias químicas diferentes, se envíen al torrente sanguíneo y vayan a donde deben ir.

Estos productos químicos, también conocidos como hormonas, están involucrados en varios procesos corporales. Por ejemplo existe una hormona para controlar la digestión, la frecuencia cardíaca y la reproducción. Básicamente, cualquier cosa que haga que tu organismo esté regulada por una hormona u otra.

También tienen la capacidad de hacernos sentir alegría, tristeza, hambre o llenarnos de energía. Por lo general, se las conoce como hormonas del «sentirse bien» o «felices».

Estos productos químicos fluctúan a lo largo del día. Es por esto que uno se siente aletargado a media tarde o emocionado por la próxima fiesta a la que asistirá.

A continuación, encontrarás las cuatro principales sustancias químicas felices en tu organismo. Luego, en la siguiente sección, te contaré cómo cada uno afecta nuestro estado de ánimo.

  • Dopamina
  • Endorfinas
  • Oxitocina
  • Serotonina

4 formas de aumentar las sustancias químicas felices

Lo mejor de estos químicos felices es que tenemos poder sobre ellos. Podemos aumentar o disminuir la cantidad según las decisiones que tomemos cada día.

Exploremos cómo puedes aprovechar al máximo estas sustancias químicas, felices, naturales que tienes.

1. Haciendo ejercicio

Haciendo Pilates

Hacer ejercicio tiene muchos beneficios para la salud. El beneficio más importante es que afecta nuestro bienestar emocional y mental.

Los estudios demuestran que cuando haces ejercicio durante al menos 20 minutos, tu cuerpo libera endorfinas que inducen una sensación de euforia. ¿Alguna vez has oído hablar de la «euforia del corredor»? Adivina qué está detrás de esto. ¡Las endorfinas!

Las endorfinas son populares entre los atletas porque pueden bloquear las señales de dolor. Hacen esto al unirse a los receptores opioides en el sistema nervioso central. Como resultado, la sensación de dolor se reduce considerablemente.

Para aprovechar al máximo tus estabilizadores naturales del estado de ánimo, haz ejercicio al aire libre. Obtendrás algo de serotonina circulando por tus venas además de endorfinas. Procura hacer ejercicio en grupo porque proporciona incluso más beneficios que hacerlo solo.

Si tienes algunos amigos con quienes puedes hacer ejercicio, el resultado ¡será increíble! Sin embargo, si todos tus amigos están ocupados, únete a una clase y haz ejercicio con extraños. Quién sabe puedes terminar entablando una conversación con uno de ellos, por lo que tu cerebro te recompensará con una inyección de oxitocina.

2. Cocinando con un ser querido

Cocinando en pareja, estimulando los cuatro químicos felices

En teoría, preparar una comida y disfrutarla con un ser querido puede activar los cuatro químicos felices. Tomemos una «hormona para sentirte bien» una por una y veamos lo que sucede.

En primer lugar, está la unión y el compartir un momento especial con un ser querido. Todos esos sentimientos le dicen al cerebro que es hora de producir algo de oxitocina, la hormona del «amor».

Lo mejor de la oxitocina es que no especifica qué tipo de amor. Tu cerebro lo liberará cuando hayas salido con tu pareja en una noche romántica o cuando le estreches la mano a alguien.

Ahora, hablemos de endorfinas y dopamina. Estos se liberan cada vez que comes algo delicioso.
Tener a alguien especial con quien compartir la comida aumenta los niveles aún más. No olvides reír también. Los estudios demuestran que la risa es verdaderamente «la mejor medicina» porque desencadena la liberación de endorfinas.

Joven feliz, riendo

Finalmente, está la serotonina. Una forma de conseguirlo es comiendo ciertos alimentos que restauran la salud intestinal, especialmente los que contienen triptófano.

El triptófano es un aminoácido esencial. Es vital para tu salud, pero tu cuerpo no puede fabricarlo. Entonces, se debe encontrar alimentos que contengan este aminoácido, que tu cuerpo transforma en serotonina.

Comer alimentos prebióticos también es una excelente manera de apoyar la salud de las bacterias intestinales. Al cuidar tu microbioma (número total de microorganismos y su material genético),  puedes regular tu salud mental y emocional. Entonces, come bien, y sé feliz. Es así de simple. Fascinante, ¿verdad?

Mira solo algunos de los alimentos que ayudan a mantener un microbioma intestinal saludable. Algunos de ellos también contienen triptófano, ¡así que es muy beneficioso!

  • Trigo y avena
  • Cebollas y ajos
  • Legumbres
  • Todo tipo de bayas
  • Frutas cítricas
  • Manzanas
  • Raíz de remolacha
  • Champiñones

3. Disfrutando la luz del sol

Tomando el sol para el buen estado de ánimo

Según la investigación, pasar de 10 a 15 minutos al aire libre funciona de maravilla con nuestro estado de ánimo. Puede ayudar a estimular la producción no de una, sino de dos sustancias químicas felices: endorfinas y serotonina.

Incluso si está un poco nublado, tómate unos minutos para disfrutar del aire libre. Respirar aire fresco mientras caminas alrededor de la cuadra puede hacer maravillas a tu estado de ánimo.

Si hace sol afuera, mejor que mejor. Solo asegúrate siempre de llevar tu protector solar.

¿La razón? Cuando estás al aire libre, tu cuerpo absorbe la vitamina D del sol. Esto activa la producción de una enzima que convierte el triptófano en serotonina. ¡Genial !

No solo eso, sino que la luz natural del sol hace que ciertas áreas de nuestras retinas produzcan serotonina. Este fenómeno explica por qué muchas personas sufren de trastorno afectivo estacional (TAE) en invierno cuando los días son más cortos y oscuros.

4. Durmiendo lo suficiente

Durmiendo ocho horas para sentirse feliz

Todos sabemos que se necesitan entre siete y nueve horas de sueño cada noche. Sin embargo, pocas personas reconocen el vínculo entre el sueño y sus hormonas.

Cuando no obtienes el sueño que tu cuerpo necesita, se crea un desequilibrio de sustancias químicas. La dopamina se ve especialmente afectada y, en consecuencia, causa estragos en tu estado de ánimo. Empiezas a sufrir cambios de humor, letargo y falta de concentración.

Esto fluye hacia tu salud mental y comienzas a caer en una espiral de sentimientos negativos. Incluso puede provocarte depresión. Como es de esperar, tu salud física también comenzará a verse afectada.

Para evitar todo eso, todo lo que tienes que hacer es dormir bien. Solo esas pocas horas pueden marcar una gran diferencia.

En primer lugar, pueden ayudarte a recuperar el equilibrio de sustancias químicas felices que necesitas para sentirte bien. También podrás manejar mejor el estrés y mejorar tus habilidades de concentración.

Hay consejos y trucos que puedes probar para obtener esas invaluables horas de sueño cada noche.

  • No bebas nada con cafeína al menos dos horas antes de acostarte.
  • Evita las comidas pesadas varias horas antes de acostarte.
  • Apaga todas las pantallas una hora antes de acostarte.
  • Reduce la iluminación y el ruido en tu dormitorio.
  • Haz oración durante al menos cinco minutos antes de acostarte para relajarte y reducir el estrés.
  • Establece un horario en el que te acuestes y te levantes a la misma hora, incluso los fines de semana.

Todas las imágenes son de Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *