Puede Que No Seas Quien Crees Que Eres

Joven no está segura de quien es

El famoso psicólogo William James dijo una vez: «¡No eres lo que crees que eres, sino lo que piensas que eres!» Esta cita es un poco un acertijo. Pero en el fondo, hay un mensaje profundo: «Tú tienes el control de tu destino».

Sabemos que no siempre es tan fácil como parece. Es por eso que esta publicación trata sobre la indagación de nosotros mismos, de nuestro propio ser. Queremos averiguar si sabemos quienes somos realmente. Puede que te sorprenda darte cuenta de que es posible que no seas quien tu crees que eres.

¿Estás interesado en saber más? Entonces, ¡vamos a sumergirnos en este asunto!

La mente poderosa

Mente poderosa de este hombre

La mente es una de las herramientas más poderosas que tienes en tu arsenal. Puede afectar tu estado de ánimo, tu salud y tu visión general de la vida. Tu mente es tan poderosa que puede enfermarte físicamente, incluso cuando en realidad no hay nada malo en ti.

Supongamos que estás estresado por una entrevista de trabajo o por un próximo examen. En cuestión de días, toda esa ansiedad se manifestará en una enfermedad real.

Puedes comenzar a experimentar problemas digestivos y tu presión arterial comenzará a subir. Algunas personas incluso comienzan a sufrir náuseas, palpitaciones cardíacas y palmas sudorosas. Según William James, si creas una imagen mental de ti mismo, bueno o malo, comenzarás a encarnarlo. ¡Así de poderosos pueden ser tus pensamientos!

Tu autoesquema

Pensando en quién es, y en su comportamiento

Tu esquema es la colección de creencias cognitivas y generalizaciones de ti mismo. Las recopilas de las experiencias que atraviesas y los mensajes que recibes de otras personas. Estos mensajes a menudo te dictan quién eres y cómo te comportas en determinadas situaciones.

En casi todos los casos, estas percepciones se desarrollan sin que ni siquiera las sepas. Sin embargo, tienen una inmensa influencia en cómo te percibes a ti mismo. Cualquier cosa que creas que es verdad, inevitablemente se convertirá en verdad para ti.

No todos los esquemas del yo son negativos. Muchos de ellos pueden ser buenos para tu autoestima y te inspiran a lograr más, como:

  • Soy talentoso
  • Soy extrovertido
  • Soy atlético

Pero también algunos esquemas del yo están incompletos, distorsionados e inexactos. Como resultado, te obligan a verte a ti mismo, tus decisiones y tu mundo entero bajo una luz negativa. Puede ser que te sientas desesperado, e incluso inútil a veces.

Algunos de estos esquemas son:

  • Soy perezoso
  • No tengo éxito
  • Tengo sobrepeso

Cuestiónate la exactitud de tus autoesquemas

Si has experimentado algún tipo de trauma o ansiedad, sabes que rápidamente seguirá un sentimiento negativo de ti mismo. La baja autoestima y el diálogo interno negativo también se desarrollaran poco después. Quedarse vulnerable a estos sentimientos de derrota y desesperación puede ser peligroso.

La parte aterradora es que esta imagen distorsionada de uno mismo le puede pasar a cualquiera. No se dirige a los débiles o solitarios. También les sucede a quienes son resistentes, valientes o perseverantes.
Recuerda siempre que eres más de lo que tus propios esquemas te permiten creer. Aún así, puede ser difícil ver el panorama general, especialmente cuando los tiempos son difíciles.

A continuación, se incluyen algunas cosas que puedes hacer para darte apoyo a ti mismo o a otra persona que te importa. Son un buen recordatorio de tu autoestima y te ayudan a verte a ti mismo como tu verdadero yo completo.

Hombre pensando si es lo que él cree que es

Es fácil dejar que otros determinen nuestra percepción de quiénes somos, también conocidos como nuestros esquemas. Sin embargo, el problema comienza cuando nos convencemos de que eso es lo que realmente somos como individuos.

La única forma de evitar esto es tomarse un tiempo para reflexionar. Pregúntate: “¿Será esto verdad? ¿Refleja quién soy realmente?» Recuerda que si otros han elaborado una determinada imagen tuya, puede ser que esté incompleta. Incluso puede ser 100% inexacta. Nadie sabe quién eres y de qué eres capaz, excepto tú.

Toma el control de tus pensamientos

Tratando de controlar sus pensamientos

¿Pudiste cuestionarte la verdad de ciertos aspectos de ti mismo? Entonces, ahora sabes que la percepción que otras personas tienen de ti no siempre es correcta.

Una vez que reconozcas eso, podrás darte cuenta de lo poco amable que haz sido contigo mismo. No te preocupes, todos somos víctimas de una u otra forma de autosabotaje. A veces, podemos ser nuestros propios peores enemigos. Afortunadamente, hay formas de evitar caer en ese pozo. Lo más simple que puedes hacer es enfatizar en lo positivo, sin importar cuán pequeño puedas pensar que eres.

Comienza con algunas afirmaciones basadas en fortalezas, como:

  • Doy la bienvenida al cambio.
  • No pierdo el tiempo sintiendo lástima de mí mismo.
  • Estoy agradecido por todo lo que tengo.
  • Cometer errores no me convierte en un fracasado.
  • Rendirme no es una opción.

Conclusión

Eres la suma de todas tus partes. No puedes definirte por un error que cometiste en el trabajo, ni por los éxitos.
Eres una combinación de tus fortalezas y debilidades, fracasos y logros. Permitirles coexistir es el primer paso para apreciarte a ti mismo y a todo lo que representas. Cuanto antes te des cuenta de eso, antes empezarás a sentirte empoderado y verdaderamente amado.

Todas las imágenes son de Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *