Cómo Puedes Manejar Tu Ira

Hombre sintiendo una fuerte ira

La ira es una emoción intensa que sientes cuando algo sale mal o alguien te hace daño. Por lo general, se caracteriza por sentimientos de estrés, frustración e irritación. Todo el mundo siente rabia de vez en cuando. Es una respuesta perfectamente normal a situaciones difíciles o frustrantes.

La ira solo se convierte en un problema cuando se muestra excesiva y comienza a afectar el propio bienestar y la forma de relacionarse con las personas. La ira puede variar en intensidad, desde una leve molestia hasta la rabia. A veces puede ser excesiva o irracional. En estos casos, puede ser difícil mantener la ira bajo control y la persona podría comportarse de una manera que de otro modo no se comportaría.

Aprender a manejar la ira

La ira es una emoción poderosa. Aprender a manejarla puede ser difícil. Sin embargo, no es imposible. El problema no es que te enojes; el problema está en la forma en que expresas tu enojo. Si bien la ira es una emoción normal y natural, puede ser agobiante si no se trata correctamente.

Cuando permites que la ira se apodere de tu vida comienza a afectarte negativamente. Ésta es una señal de que es hora de realizar cambios importantes en la forma en que manejas tus emociones. Si permites que la ira se apodere de ti, te hará mucho daño. Puede lastimarte fácilmente a ti o a alguien que le importas.

Hay ciertos pasos que debes seguir para poder enfrentar tu enojo de una manera saludable y productiva. Recopilamos algunas de estas técnicas probadas y verdaderas que puedes intentar para hacer frente a tu enojo. Probablemente hayas oído hablar de algunos de ellos, estaría muy bien que los practiques además cuánto más practiques, mejor podrás controlar tu ira. Por lo tanto, la próxima vez que te encuentre en una situación que te hierva la sangre, prueba estos consejos.

Ahora piensa en pensamientos felices y comencemos.

1. Respira profundamente

Respirando profundamente para calmar su ira

Respirar profundamente te ayuda a tomarte el tiempo para pensar en la situación. Te da tiempo para calmarte en lugar de arremeter de inmediato. Respirar profundamente varias veces también aumenta el flujo sanguíneo al cerebro. Cuánto más oxígeno llegue a tu cerebro, más racionales serán tus pensamientos y tu comportamiento.

2. Cuenta despacio.

Puedes contar hasta 10 mientras inhalas y exhalas. O puedes contar hacia atrás desde 100. Tómate el tiempo para pensar qué número viene a continuación. Este esfuerzo cambiará tu atención y te distraerá de lo que te enoja.

Cuando te desconectas del hecho que te pone nervioso, es menos probable que te comportes mal. Tomarse un tiempo para moderar el enojo es una forma sana e inteligente de manejar la ira.

3. Reconoce tus emociones.

Empieza por aceptar tu enojo. Piensa que está bien estar enojado, pero no está bien dejarlo salir hacia los demás de una manera destructiva. Sé sincero contigo mismo. Si sientes que hay problemas negativos en tu pasado que te están impidiendo mantenerte en calma, encuentra una manera de lidiar con estos problemas. Hay varias cosas que puedes hacer para dejar atrás los recuerdos dolorosos, como por ejemplo:

Escribir tus pensamientos y sentimientos en un diario.
Encontrar grupos de apoyo locales
Consejería o terapia
Acercarse a Dios


4. Mira dentro de ti

Reflexionar hacia adentro puede ayudarte a ver las cosas desde un punto de vista diferente. Ver las cosas desde un punto de vista diferente te da claridad. Como resultado, puedes lidiar con la situación de una manera tranquila y relajada. Además, tómate un momento para preguntarte si la persona que te enfureció realmente tenía la intención de hacerte daño. ¿O lo hizo sin querer?

Mirar la situación desde el punto de vista de una tercera persona es también un excelente mecanismo de enfrentar la situación. Podrás llegar a un entendimiento amistoso con quien te haya ofendido o crees que te ha ofendido, sin dejar de ser respetuoso contigo mismo y con los demás.

Reflexionando sobre el problema que le causó tanta ira

5. Conoce tus factores desencadenantes

Todos tenemos ciertas personas o lugares que nos hacen enojar. Solo pensar en ellos hace que tu temperatura se eleve. Para evitar estallar de ira cada vez que estás con alguien o en una situación determinada, conoce cuáles son los factores desencadenantes. Empieza por averiguar qué es lo que te hace enojar.

Una vez que hayas identificado tus factores desencadenantes, estarás mejor equipado para manejarlos. Por ejemplo, digamos que siempre tomas una ruta determinada para ir al trabajo, pero siempre está congestionada y eso te hace enojar. ¿Por qué no buscar una ruta diferente, ahorrarte la molestia de perder el tiempo con el tráfico y evitar tu enojo?

6. Haz algo que te guste

Hombre pinta para tranquilizarse

La ira es una emoción muy intensa. Para equilibrarlo, es bueno dedicarse a un pasatiempo o actividad que se disfrute. Las actividades creativas como dibujar, pintar o tocar un instrumento musical benefician la salud mental. De hecho, cuánto más tiempo dediques a pasatiempos creativos, menos enojado y estresado te sentirás.

Existen también pasatiempos que incluyen actividades físicas como senderismo, kickboxing y ciclismo. Incluso pasear 10 minutos en el parque puede mejorar tu bienestar mental.

Estas actividades pueden ayudarte a liberar la energía negativa y reprimida de una manera sana y segura. No solo eso, sino que el ejercicio estimula el cerebro para que se liberen más hormonas y puedas sentirte bien. Por lo tanto, haciendo actividades que te gusten no solo se mejorará el control de tu ira, sino que también te sentirás más feliz y más fuerte.

Todas las imágenes son de Pixabay

Un comentario en «Cómo Puedes Manejar Tu Ira»
  1. Wow, awesome blog format! How lengthy have you ever been running a blog for? you made blogging glance easy. The overall look of your website is fantastic, as smartly as the content material!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *